El parque natural nacional del Tayrona, es un parque al que todos quieren ir. Uno de los viajes estrella del turismo colombiano. Es un paraje natural increíble, con playa, bosque tropical y cultura indígena.  

Que hacer?

  • Ir a pueblito. El antiguo pueblo indígena de la zona. Hoy en día solo quedan muy pocos que están allí para que los turistas les den algo de dinero a cambio de una foto o una artesanía. 
  • Visitar las diferentes playas, en cabo san juan hay un bar/restaurante y una zona de acampada así como alquiler de hamacas para pasar la noche. 
  • Hacer excursiones por el bosque tropical 
  • Relajarse en la playa y disfrutar del paisaje 

 Para ir hasta allí hay que llegar a Santa Marta en avión/ bus (es accesible desde diferentes puntos del país). Una vez en la ciudad, hay dos opciones: alquilar una “van” para poder llegar hasta la entrada del parque o ir al mercado principal y coger un bus que sube hasta las dos entradas que tiene el parque. (nosotros hemos hecho la segunda opción ya que es una experiencia llegar allí y buscar la parada del bus para la cual se debe atravesar casi todo el mercado) 

Para dormir, existen opciones desde ecohabs que son cabañas de precios altos hasta hamacas y campings.  En nuestro caso, reservamos en el hotel Playa Brava Teyumakke, este es una hotel con cabañas a un precio mas razonable de lo que se puede encontrar en otros sitios del parque. Para llegar allí hemos pagado un par de mulas para que nos llevaran las maletas porque hay 3 horas de camino adentrándonse en el bosque o lo que muchos llamarían directamente selva. 

Este hotel es muy adecuado para quienes prefieren estar alejados de cabo san juan que es donde normalmente están todos los mochileros. Nosotros teníamos una playa solo para nosotros pero como su nombre lo indica, playa brava es porque el mar está más exaltado que en otros puntos, limitando el baño a ciertas zonas de la playa. Aún así estar en una playa solo para nosotros con una cabaña en primera linea del mar junto con los cangrejos, sapos y puerco espines que nos venían a visitar durante la noche ha valido la pena.

Aventura: A mitad de camino una de las mulas no quería atravesar un río, los chicos que las guiaban intentaban con una y otra forma de convencerla, pero los intentos tardaron mucho en hacer efecto; En el Tayrona no puedes dejar que el sol caiga cuando estas de camino; es un lugar natural habitado por diversas clases de animales, pues bien se nos hizo de noche. De aquí en adelante nuestra preocupación era estar muy muy atentos a los brillos que pudiéramos ver en contra de la linterna ya que podían ser serpientes, que atacan porque si. finalmente llegamos, con retraso pero sin malas noticias solo la adrenalina a flor de piel. En fin , bonita experiencia.

Una vez fuera del parque para, nuevamente se pueden contratar Van para volver a Santa Marta. En nuestro caso la contratamos para que nos llevara a Cartagena. Nos costo negociarla pero al final íbamos con familia y amigos y nos resultaba lo mas cómodo. 

Anuncios