Parte de la cultura Japonesa es el deporte, entre otros deportes nacionales y conocidos internacionalmente está también el sumo.  A Aymeric le hacía ilusión poder acercarse y disfrutar de estos combates, pero desafortunadamente en octubre no es la época de torneos. Sin embargo, aunque no sea la temporada, se puede igualmente asistir a un entrenamiento de sumo, eso si cumpliendo sus exigentes normas, ya que es un deporte que necesita concentración por parte de quienes lo practican.

En principio queríamos ir dentro de un establo para asistir a todo el proceso de los entrenamientos. En internet se pueden encontrar listas de establos con sus teléfonos. Para empezar, es necesario llamar el día anterior, no se hacen reservas con más anticipación, aunque sabemos también que alunas agencias organizan esta actividad cobrando una buena suma de dinero.

Para hacerlo por libre como nos gusta, fue difícil, aunque teníamos un conocido japones que iba a llamar por nosotros, en algunos establos no contestaba el teléfono, o ya no existían o ya no permitían asistir. Otro requisito es que entre los asistentes se necesita alguien que hable japonés para que ellos estén más cómodos con la traducción en caso de tener que explicar o dar instrucciones.

Para seguir con la aventura, hemos organizado un evento en couchsurfing ya que nos apetecía ir con más gente y a lo mejor algún japonés que no trabajara podría asistir. Se venía encima el día y aún no teníamos establo seguro. 6am cita en Ryogoku station, como llegamos un poco antes que los demás decidimos acercarnos a uno de los establos. Al entrar se acercó un chico que nos dijo que si podíamos entrar, pero cuando ya Aymeric estaba dentro, el entrenador un poco enfadado lo invitó a salir. Después de este intento físico y 4 más telefónicos, y con los demás CS, finalmente fuimos a Arashio-beya, cerca de la estación de Hamacho. En este establo se puede ver desde fuera, tienen ventanas de cristal que permiten a quienes quieran, observar, hacerlo aunque sea de pie.

Finalmente resultó mejor para nosotros ya que los entrenamientos suelen durar 3 horas y a no ser de que seas un super fan, 3 horas de estar sentado con las piernas cruzadas, en silencio y a las 6am puede ser tortuoso. Viéndolo desde la ventana, se puede ver el tiempo que uno quiera, irse y volver cuando se quiera. Aquel día ya eran las 8:30 am y habíamos visto lo suficiente, nosotros y los otros 4 couchsurfers decidimos que ya era hora de ir a desayunar.

Ver más sobre actividades en Tokio en los post:

<< Tokio Zona Oeste   Escapadas desde Tokio   Tokio Zona Este>>

Si Viajas a Japón no olvides asegurarte a buen precio  pinchando en la foto

seguro-de-viaje

Anuncios